Corinthians tocó el cielo después de mucho esperar

Por

La LIGA BBVA en DIRECTV

Cobertura de la Liga BBVA por DIRECTV Sports, DIRECTV Sports HD y ESPN:
Hasta 10 partidos en vivo por semana, más de 370 partidos en la temporada
Hasta 5 partidos exclusivos por semana, más de 185 partidos en la temporada
Hasta 8 partidos en HD por semana, más de 290 partidos en la temporada
Los partidos de la Supercopa y la Copa del Rey

SAO PAULO.- Los dos goles de Emerson en Pacaembú destaparon un festejo merecido por todas las calles de Sao Paulo. Corinthians acababa de dejar fuera de combate a un irreconocible Boca Juniors y se metió en el lote de ganadores históricos dela Copa Libertadores de América. El popular conjunto "do povo" (del pueblo) se llevó con total merecimiento un torneo que dominó de principio a fin.

El triunfo reivindica, además, el trabajo el técnico Tite al frente de un conjunto lleno de obreros y jugadores con muchísimo más futuro que presente. Por otro lado, la "República Corinthiana" festejó de manera merecida después de haber pasado todas las humillaciones posibles a manos de sus vecinos paulistas: Sao Paulo y Palmeiras. La venganza tardó demasiados años. Y por las filas del "Timao" pasaron leyendas de la talla de Sócrates, Rincón, Ronaldo, Roberto Carlos, Tévez y compañía. Y lo que no lograron ellos, lo logró este puñado de guerreros.

"Alegría nao tem fin", gritaron a todo pulmón los casi 38 mil hinchas que llenaron Pacaembú en la que será posiblemente una de sus últimas grandes noches de copa. El vetusto recinto pasará a la historia cuando se construya cerca del aeropuerto de Guarulhos el nuevo estadio del Corinthians, justo para la Copa Confederaciones y el Mundial del 2014.

Pero para poder hacer historia, los alinearon tuvieron que ponerse el traje de grande. En el camino no sólo dejaron a Boca Juniors. Antes liquidaron al Santos de Neymar sin atenuantes. "Creo que supe que podíamos ganar la Copa cuando eliminamos a Santos", dijo el técnico tan pronto terminó el partido. "Corinthians es un campeón con total mecimiento", agregó.

Y mientras la desazón xeneize fue total, especulándose incluso con que este podría ser el último partido de Falcioni y Riquelme en Boca, la fiesta en Sao Paulo fue tan eterna como la espera del popular "Timao" por un cetro continental.