La fiesta del fútbol arranca en Venezuela

Por

La LIGA BBVA en DIRECTV

Cobertura de la Liga BBVA por DIRECTV Sports, DIRECTV Sports HD y ESPN:
Hasta 10 partidos en vivo por semana, más de 370 partidos en la temporada
Hasta 5 partidos exclusivos por semana, más de 185 partidos en la temporada
Hasta 8 partidos en HD por semana, más de 290 partidos en la temporada
Los partidos de la Supercopa y la Copa del Rey

La larga espera terminó y finalmente los aficionados del fútbol en Venezuela podrán volver a las canchas a alentar a sus equipos. Las esperanzas, como en cada inicio de temporada, lucen inmaculadas e intactas antes del pitazo inicial. Con el paso de las jornadas, los objetivos se irán sincerando y cada quien luchará en el lugar de la tabla que le corresponde.

La realidad de la tabla de elencos venezolanos luce más pareja que en años precedentes. Los favoritos lucen con cierta paridad de condiciones, varios parten con chapa de aspirantes y los modestos tendrán que lidiar, con ilusión, hacia otra campaña larga y dura por la supervivencia en primera.

Este torneo no presenta demasiados cambios en lo competitivo. Si bien en la FVF esperan que haya un cambio de formato en la próxima Copa Sudamericana, la asignación de boletos a competición internacional sería, de entrada, igual: 3 a Libertadores y 4 a Sudamericana. Los descensos, de entrada, serían 2. La primera se mantendría con 18 equipos, por apuesta personal de la Federación.

Hay tres lotes de equipos en esta primera división. No son categorías tajantes y taxativas. De hecho, el torneo venezolano permite ver muchas sorpresas y definiciones de último minuto. Pero por la conformación de sus planteles y lo mostrado en la fase de preparación, generan distintas expectativas.

Están los favoritos. Caracas y Táchira ocupan allí un lugar histórico. CD Lara y Mineros les acompañan. Los avileños, con el mismo cuerpo técnico por tercera zafra seguida, esperan acabar con un maleficio de dos temporadas sin ganar nada. Tienen buenos refuerzos y un grupo consolidado. El aurinegro confió su andadura a un hombre de la casa, Manolo Contreras, y a un sólido plantel le entregaron una adición de lujo: César “Maestrico” González, volante titular de la Vinotinto.

Por su parte el CD Lara, campeón defensor, capeó el temporal de su traumático cambio de directiva y posteriores deudas para, finalmente, trabajar con calma. Le dieron continuidad a su experimentado grupo, haciendo contadas adiciones. Si el físico vuelve a tratar bien a sus referentes, podrán estar nuevamente en la zona alta. Mineros, en tanto, luce intratable. Mantuvo casi todo el plantel y le sumó una pieza de lujo al ataque: Giancarlo Maldonado, repatriado desde el balompié azteca.

Un escalón más abajo están los aspirantes. Anzoátegui cuenta con un plantel que, de la mano de Daniel Farías, siempre complica. Estarán en la fase previa de la Libertadores y querrán dar el paso que les ha hecho falta para entrar de lleno en la pelea por el cetro. También está Zamora, de la mano de Noel Sanvicente, quiere crear un proyecto a mediano y largo plazo en un terreno que luce fértil, pero en el que los fondos deben caer con mayor celeridad. Ya en Barinas conocieron el fútbol de élite en la pasada Libertadores, ahora querrán regresar y para ello, hacen falta planes sólidos y coherentes.

Deportivo Petare siempre es un rival rocoso. De la mano de Manuel Plasencia, por segunda campaña seguida los parroquiales apuntan a la zona media alta de la tabla. No tienen nombres rutilantes en su plantel, pero muestran cohesión en cada línea. La fórmula es repetir lo hecho en el Apertura 2011, cuando terminaron terceros.

Yaracuyanos está por la tarea de consolidar sus bases como club. Sede propia, jugadores de la casa. Creen en su semillero y le van a dar vuelo en esta campaña. Será un año crucial para el futuro de los “colosos de Sorte”. En el mismo escalón está el Real Esppor, elenco que lejos de las fanfarrias que le adornaron antes, esperan tener un nuevo y último comienzo que les permita despegar. Podrían mudarse al estado Vargas y crear allí un nuevo nicho. Pero, mientras siguen en el Brígido Iriarte, tendrán que luchar para trascender de la zona media.

Especial atención con un elenco que, por sus jugadores, pudiese dar una sorpresa. Sin hacer demasiado ruido, Atlético Venezuela se reforzó bastante bien. Jugadores de experiencia, jóvenes con chance de crecer y algún importado de contrastada calidad, serían la base de un proyecto que fue relanzado después de una traumática experiencia en primera hace dos campañas. Totalmente renovados, los “tricolores” apuntan a otras cosas.

Llaneros también tiene esperanzas. El equipo de Guanare será liderado por el veterano Héctor “Turbo” González. Ya la campaña pasada fueron uno de los equipos revelación del torneo. Esta vez van por el boleto internacional. Habrá que ver si los coromotanos tienen la resistencia suficiente como para resistir los embates de un largo torneo.

Aragua buscó piezas en el mercado con inteligencia. Consiguieron buenas cesiones (Camacho, González) y jugadores libres de renombre (Villafraz) para sumarlos al rocoso equipo de Raúl Cavalleri. Monagas, dirigido por Eduardo Borrero, apunta a los jóvenes para, de nuevo, convivir en la zona media de la tabla y soñar con reeditar la clasificación a la Sudamericana. Su grupo gana experiencia.

Trujillanos siempre incomoda en su feudo y se mantiene fiel a Pedro Vera. En la Copa Venezuela tienden a ser muy fuertes, especialmente por lo inexpugnable de su feudo. Tienen una nómina modesta, pero Valera promete seguir siendo el “cementerio de gigantes” del fútbol nacional.

Ya por la permanencia y algo más, batallarán cuatro equipos de entrada. Estudiantes, de la mano de Chuy Vera, espera espantar los fantasmas de la crisis económica y levantar vuelo. El conjunto merideño merece un elenco digno de su ilustre historia. El semillero local tendrá muchas oportunidades este semestre. También será la prueba de fuego para una filosofía futbolística que promete mantenerse a rajatabla.

El Vigía siempre entra en el grupo de los “modestos”. Ficha poco y priva el talento de casa. Pero desde la expansión de 2007 (cuyo ascenso igual ganaron de manera deportiva) nunca bajaron. Antes que ellos, siempre cayó alguien más. Son perseverantes y también muy fuertes en su reducto. Por humildes no son candidatos al descenso. Sólo les falta dar el paso a una fase previa a la Sudamericana.

Portuguesa, otro histórico que regresa, suma numerosas adiciones y cuenta con la dirección de un hombre de casa, Pedro Lucena. El “penta” quiere celebrar sus cincuenta años manteniendo la categoría y demostrando por qué el eje Acarigua-Araure es una de las mejores plazas del fútbol nacional. Al igual que ellos, Zulia tendrá la misión de enamorar al aficionado de Maracaibo que sigue extrañando al extinto UA Maracaibo. Tendrá que salir del pelotón de modestos y librar batallas de calidad para conseguirlo.