La ilusión frente a la obligación

Por

La LIGA BBVA en DIRECTV

Cobertura de la Liga BBVA por DIRECTV Sports, DIRECTV Sports HD y ESPN:
Hasta 10 partidos en vivo por semana, más de 370 partidos en la temporada
Hasta 5 partidos exclusivos por semana, más de 185 partidos en la temporada
Hasta 8 partidos en HD por semana, más de 290 partidos en la temporada
Los partidos de la Supercopa y la Copa del Rey

Unión Española y Boca Juniors se miden por el paso a los cuartos de final de la Copa Libertadores. La escuadra de Julio César Falcioni llega con la ventaja de haber ganado en la hora en La Bombonera, gracias a un cabezazo del uruguayo Santiago Silva. Un 2-1 apretado, que resolvió a favor de los xeneizes, poseedores de una mayor cuota de oficio en los momentos definitivos del partido.

La revancha de este miércoles en el estadio Santa Laura ofrecerá la lucha entre un cuadro que sueña con dejar afuera a un gigante y otro, el gigante, se habla de Boca, obligado a instalarse en la discusión final. Los rojos vienen desde la etapa de clasificación, cuando eliminaron a Tigres de México, ganaron su grupo, sobre Bolívar, Junior y Universidad Católica, y ahora van por el zarpazo de la gloria.

Boca sabe que sus obligaciones y en esta ocasión llega con la ventaja de la victoria inicial, con el margen de maniobra justo y necesario para un cuadro sólido en el fondo, trabajador en la mitad del campo y resolutivo en ataque. No estarán Santiago Silva y Pablo Ledesma, reemplazados por Pablo Mouche y Diego Rivero. Los ojos estarán puestos en Juan Román Riquelme, vital en la jornada de la semana anterior por su gol de la apertura y manejo en el complemento.

El duelo en La Bombonera dejó algunas certezas. Boca tuvo separadas sus líneas, sobre todo a los zagueros de los volantes, un pecado mortal ante un rival como los hispanos. El conjunto de José Luis Sierra se distingue por su manejo de la pelota, saben darle circulación y arriba sus atacantes muestran potencia y olfato. Con muchos metros por cubrir, Rolando Schiavi se vio complicado. Los marcadores de punta no funcionaron e Insaurralde debió multiplicarse. Si a eso agregamos que Emanuel Herrera y Sebastián Jaime ganaron casi siempre de cabeza, con excesiva libertad, podemos concluir que el resultado de la ida pudo ser un empate.

Seguro que Falcioni tomó nota y ya no habrá lugar para sorpresas. En Santa Laura, el recinto futbolero por antonomasia de Chile, el poderío de Boca espera seguir su marcha hacia esa Copa que conoce de memoria. Al frente tendrá un adversario cargado de ilusiones, cuyo premio mayor es la gloria.