Tiger Woods, el protagonista en la telenovela del golf

Por AP News

La LIGA BBVA en DIRECTV

Cobertura de la Liga BBVA por DIRECTV Sports, DIRECTV Sports HD y ESPN:
Hasta 10 partidos en vivo por semana, más de 370 partidos en la temporada
Hasta 5 partidos exclusivos por semana, más de 185 partidos en la temporada
Hasta 8 partidos en HD por semana, más de 290 partidos en la temporada
Los partidos de la Supercopa y la Copa del Rey

SHEBOYGAN, Wisconsin, EE.UU. (AP) Entre las colinas y valles del campo Whistling Strait, y con el imponente Lago Michigan al fondo, está listo el escenario para el último torneo mayor del año, el PGA Championship.

Pero este año, la escena parece más bien propia de una telenovela.

Tiger Woods podría ser el protagonista o quizás el villano. Se le critica como nunca antes, pero ahora no por su matrimonio, su vida personal o el hidrante que embistió con su vehículo en el Día de Acción de Gracias. Lo que se cuestiona es su golf.

Phil Mickelson, por su parte, reveló que se recupera de un episodio doloroso de artritis y que se ha vuelto vegetariano.

En tanto, el capitán de Estados Unidos en la Copa Ryder, Corey Pavin, y el reportero del Golf Channel, Jim Gray, estuvieron cerca de llegar a los puños.

Woods, el jugador número uno del mundo durante 270 semanas consecutivas -una cifra sin precedentes- no ha estado siquiera cerca de ganar un torneo este año, y parece haber tocado fondo la semana anterior en Firestone, cuando tuvo el peor marcador de su carrera (298, 18 arriba del par de campo), para finalizar a 30 golpes del ganador.

Para un golfista que ha ganado 14 majors -uno más que el total de sus cuatro perseguidores más cercanos, combinados-, el dramatismo en el PGA Championship no es si Woods puede ganar, sino si pasa el corte. De no hacerlo, la pregunta será si debe ser excluido del equipo para la Copa Ryder.

La vida en general ha sido difícil durante los últimos nueve meses , dijo Woods. Pero como decía siempre mi padre: Simplemente sigue viviendo . Eso es algo que he tratado de seguir. Y aquí hubo algunas veces en las que definitivamente he tenido que repetirme eso .

Por otro lado están los problemas de salud de Mickelson.

El estadounidense reveló el martes, antes de que la prensa le hicieron preguntas, que ha debido luchar contra una forma de artritis desde una semana antes del Abierto Estadounidense, disputado en junio. Reveló que hizo una visita especial a la Clínica Mayo, pero añadió que ahora toma medicamentos y se está recuperando.

La otra sorpresa es su dieta.

Mickelson, inversionista en la popular cadena de restaurantes Five Guys, Burgers and Fries , se ha vuelto vegetariano, lo que parece contradictorio con las hamburguesas y las papas fritas que son la especialidad de esos establecimientos.

¿Pueden creerlo?, preguntó él mismo. No fue mi decisión, pero así ha ocurrido .

Y no hay que olvidar el drama de Sergio García, el talentoso y joven español, quien tenía 19 años cuando estuvo cerca de vencer a Woods en el PGA Championship de 1999.

García fue afectado por el rompimiento con la hija de Greg Norman, el año pasado, y no parece recuperar su concentración. La semana pasada llegó a un punto en que informó que se tomaría un descanso de dos meses después del último major de la temporada, aunque ello significara ignorar la oportunidad de disputar la Copa Ryder.

Con toda esta conmoción, se nubló el cielo el miércoles en el último día de práctica, y la lluvia se abatió fuerte sobre el Whistling Straits.

Luego llegó otro nubarrón, en forma de altercado.

Gray, del Golf Channel, reportó el martes por la noche que Pavin le había dicho que seleccionaría a Woods para la Copa Ryder si él mismo no llegaba al equipo. Pavin vio lo publicado el miércoles, durante una práctica antes de la lluvia, y señaló en Twitter que él no había dicho eso.

Minutos después de la conferencia de prensa de Pavin, Gray ingresó a la sala de conferencias y discutió airadamente con el golfista, apuntándole con un dedo al pecho. Según Pavin -su esposa grabó la discusión en su celular-, Gray le dijo mentiroso y le advirtió: Vas en declive .

En la entrada al centro de prensa, los reporteros comentaban lo ocurrido. Pavin estaba en la parte posterior de la sala con Colin Montgomerie.

Ingresó entonces el portavoz principal de Woods, Glenn Greenspan, y casi nadie lo notó. Y eso que era Woods el tema que había originado el debate sobre la Copa Ryder.