Vega molesto con su suplencia en Chile

Por

Foto de artículo Ampliar AP Foto

La LIGA BBVA en DIRECTV

Cobertura de la Liga BBVA por DIRECTV Sports, DIRECTV Sports HD y ESPN:
Hasta 10 partidos en vivo por semana, más de 370 partidos en la temporada
Hasta 5 partidos exclusivos por semana, más de 185 partidos en la temporada
Hasta 8 partidos en HD por semana, más de 290 partidos en la temporada
Los partidos de la Supercopa y la Copa del Rey

SANTIAGO.- Renny Vega optó todo el tiempo por la mesura, la calma y la cordura. Pero una nueva suplencia terminó agotando la paciencia del portero de la Vinotinto. “Sinceramente no sé para qué me trajeron”, dijo el guardameta a LOS CRONISTAS el pasado jueves. Y su molestia tenía razones que iban más allá de su suplencia a lo largo de este torneo.

Vega llegó a Chile con la misión, impuesta por la directiva de turno, de pelearle el puesto a un irregular Francisco Prieto, meta formado en la casa alba. Pero el venezolano contó poco para Basay a pesar de que el otro meta combinó actuaciones muy buenas, con otras bastante discretas. Para colmo, ya hubo cambio de técnico y Colo Colo vive una de las peores crisis de su historia, al estar hoy, incluso, fuera de los puestos que dan acceso a los playoffs.

Pero la tranquilidad de Renny comenzó a terminarse hace unas semanas. Luego del partido contra Huachipato, el propio Ivo Basay le llamó aparte para decirle que finalmente debutaría. Que pasara lo que pasara en Talcahuano (Colo Colo ganó 2-0), el criollo estaría en Santa Laura. Vega, ilusionado, se entrenó a tope. Pero horas antes del duelo ante los ibéricos, Basay mandó a uno de sus asistentes a decirle al maracayero que no jugaría. Para mayor inri, los albos fueron goleados 4-2.

La destitución de Basay la semana pasada le dio paso al tercer interinato en menos de un año de Luis Pérez, quien tampoco contó con Vega para el duelo contra Católica. Los gestos de molestia del meta de la selección venezolana fueron evidentes. Ni siquiera salió a calentar con el resto del equipo en muestra de obvia molestia.

“Como no cambien las cosas, en mayo tomaré una decisión. Me estoy jugando la posibilidad de ser el portero de mi selección cuando peleamos un boleto al mundial y no puedo darme el lujo de no ser tomado en cuenta. Además, se ve mal traer a un extranjero a un equipo competitivo como este y ni siquiera jugar. No vine a ganar dinero fácil”, dijo el jueves y ratificó un día después. El sábado, fue el primero en salir del camerino albo. “No han cambiado nada las cosas”, dijo antes de partir presuroso a su hogar.

Su titularidad en Venezuela no está puesta en duda. El propio César Farías ha ratificado su confianza en Vega en reiteradas ocasiones. “Está en una fase normal de adaptación”, le dijo el DT a PANORAMA. Pero el criollo ya le hizo saber al cuerpo técnico y al Caracas, club dueño de su ficha, que no está nada contento con una situación que parece superar lo estrictamente deportivo.

Vega es un jugador con un carácter muy competitivo, que ha tenido que ganar madurez con el paso de los años. El ímpetu y la sabiduría que quizás le impidieron triunfar en Italia, le permitieron salir nuevamente a Turquía, y luego tener la claridad para volver a Venezuela y triunfar en el Caracas. Ahora le corresponderá a él y a su entorno decidir el futuro: correr el riesgo de seguir en Chile, a costo de no jugar más, o emprender viaje a otro lado, bien sea al Rojo o a otro destino en el exterior.

Pero mientras tanto, Renny Vega sigue perdiendo la calma con la que llegó a Santiago. Vino a luchar por un lugar y ni siquiera ha tenido la oportunidad de dar el primer golpe.