Venezuela sacó otro punto de oro

Por

Foto de artículo Ampliar AP Foto

La LIGA BBVA en DIRECTV

Cobertura de la Liga BBVA por DIRECTV Sports, DIRECTV Sports HD y ESPN:
Hasta 10 partidos en vivo por semana, más de 370 partidos en la temporada
Hasta 5 partidos exclusivos por semana, más de 185 partidos en la temporada
Hasta 8 partidos en HD por semana, más de 290 partidos en la temporada
Los partidos de la Supercopa y la Copa del Rey

La Vinotinto arrancó un valiosísimo empate ante Uruguay en el quinto duelo de la eliminatoria a Brasil 2014. Los venezolanos resistieron el primer golpe asestado por Diego Forlán (m.39) y terminó igualando las acciones gracias a Salomón Rondón (m.84). Tanto uruguayos como venezolanos fueron fieles a su libreto. Mientras los locales presionaron con insistencia a los dirigidos por César Farías, los criollos resistieron y aguardaron por la única oportunidad que pudiesen tener. Y al final, la tuvieron.

Al final, la Vinotinto sí mostró el 4-2-3-1 que trabajó a lo largo de la semana. Y encontró presiones de todo tipo en el marco de un encuentro muy trabado. El trabajo de Vizcarrondo y Amorebieta como centrales, así como el de Rosales y Cichero como laterales, se vio multiplicado cuando Forlán, Cavani y Suarez comenzaron a atacar. Y la defensa fue casi perfecta. Sólo un despiste, generado por un balón perdido en el sector medular, terminó en el centro de Pereira que brillantemente definió Forlán.

El empate sabe a mucho en las huestes Vinotinto. “La experiencia que nos va dando la vida nos permitió no perder el orden, teniendo confianza en que podíamos hacerles daño. Acomodamos mejor las piezas en el segundo tiempo. Logramos jugar con tranquilidad, porque si nos enloquecíamos podíamos recibir otro gol”, dijo Farías después del partido en rueda de prensa. “Tuvimos solidez defensiva y eso nos permitió avanzar en el partido, hasta llegar a complicar a Uruguay, dominarlo en la cancha y lograr el empate”, agregó.

Por eso Salomón Rondón tuvo paciencia. Los cambios llegaron en la segunda mitad y con ellos, una nueva disposición táctica. Orozco y Miku le dieron otra cara a una Venezuela que seguía desgastando al local. Y de un centro de Arango, capitán eterno de los venezolanos, nació la única oportunidad del “Gladiador”, quien elevándose por los cielos estrelló un frentazo que se desvió en un central celeste.

“A veces en juegos como este tienes una sola oportunidad. Y debes manejar la presión y aprovecharla”, dijo el ariete en la zona mixta posterior al partido. Su labor, de continuo desgaste, fue altamente meritoria y terminó dejando a los venezolanos en la zona de clasificación directa, en una fecha en la que Chile ganó en Bolivia y Argentina aplastó a Ecuador.

Ahora a la Vinotinto le espera un complejo duelo ante la Roja de Chile, que jamás ha perdido un partido en suelo venezolano. La historia ya se ha torcido varias veces para la Vinotinto. ¿Será esta una nueva oportunidad?

Por lo pronto los de Farías deben enfocarse en rearmar su once con la baja de Tomás Rincón por acumulación de tarjetas. Su ausencia dolerá bastante en el engranaje patrio, que le necesita para organizar todo su funcionamiento.